Usos:

"Las finas hojas del eneldo son usadas a la hora de cocinar, se pueden encontrar frescas y secas, y como en todas las hierbas aromáticas, al ser desecada pierde gran parte de sabor y de su poder aromático. No obstante, el eneldo tiene un sabor muy potente, por lo que no debe utilizarse en grandes proporciones para que no reste protagonismo a otros ingredientes de la receta culinaria en la que se incluya.  El eneldo es un ingrediente básico en muchos países, indispensable en las cocinas de los países nórdicos y bálticos, sobre todo para la elaboración de pescados, su combinación con el salmón es ampliamente reconocida. En caso de utilizarlas en platos cocinados, conviene añadir el eneldo casi al final de la cocción para que su aroma y su sabor no se pierdan. Con el eneldo fresco se pueden aromatizar todo tipo de platos, se puede añadir, además de a los pescados, a otros mariscos, carnes, arroces, ensaladas, salsas, vinagres y aceites aromatizados. La hierba proporciona un sabor dulzón, fresco y anisado, un sabor único que ninguna otra planta aromática puede proporcionar."

Propiedades:

"En comparación con otras especies puede decirse que el eneldo contiene un porcentaje elevado de aceite esencial. Dicho aceite es rico en eugenol, limoneno, anetol, felandreno, carveol o miristicina, entre otros, lo que le confiere propiedades carminativas y lo hace adecuado en su uso para la digestión. Otra de sus características, debido al contenido de cumarinas, flavonoides y ácidos cafeico y clorogénico, reside en su capacidad, como lactogogo, de facilitar el aumento de la leche materna. Es igualmente popular su utilización como diurético, así como en edemas, retención de líquidos y pequeñas alteraciones de la tensión arterial."

(http://www.gastronomiaycia.com/, http://suite101.net/)

.